Buenas Prácticas, Organizaciones 1

Los brazos no se bajan: dos años de la Asamblea por la Niñez y la Juventud

La Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud se conformó hace dos años atrás. Integrada por más de diez organizaciones de distintos barrios de Rosario, organizaciones gremiales y personas independientes, lleva adelante diferentes acciones en defensa de los pibes. Entre ellas, un acompañamiento jurídico a familias como la de Franco Casco y Gerardo Escobar, encuentros interbarriales con los jóvenes, un campamento con la participación de más de 100 pibes, un proyecto de declaración de Emergencia en Niñez y la elaboración de un Protocolo contra la violencia policial. El balance de un espacio autogestivo que sigue creciendo.

Por María Cruz Ciarniello

-Nos sigue aturdiendo, nos sigue ardiendo la muerte de pibes antes de tiempo-, dice el “Bicho” Rodrigo Gauna, un militante de barrio Ludueña.

Sus nombres duelen cada vez que la ausencia habla. Gaby Aguirrez tenía apenas 13 años cuando lo mataron en los pasillos de su barrio. Brian Saucedo y Emanuel Cichero fueron ejecutados por las balas de la policía, las mismas que asesinaron a Rodrigo Udi, a Carlos Godoy, a Jonatan Herrera. A Franco Casco y a Gerardo Escobar los desaparecieron primero. Luego arrojaron sus cuerpos al río. Fueron encontrados sin vida en las aguas que la corriente del Paraná trae, presagiando una marca impune que lleva Rosario, en su triste historial de crímenes. Jonatan Retamoso y Fabián Lucero aparecieron ahorcados en celdas en las que nunca debieron estar.

Son muchos, cientos de nombres dice Facundo Peralta, referente de Villa Banana. Y la bronca brota cuando, durante todo este tiempo, el dolor los atravesó. Quizá por eso, encontrarse no solo es un acto político, también es reparador.

La necesidad y el enojo los empujó a juntarse para ver de qué manera enfrentar un destino que, a corto plazo, parece inmutable y desesperanzador.

-Creo que todo está muy bien organizado para que nada cambie-, sostiene el Bicho. Y en su frase hay un amargo sabor a resignación. Pero no. Cuando cuenta que los pibes le reclaman la realización de un nuevo campamento interbarrial, la sonrisa, al Bicho y al resto de lxs compañerxs, se les escapa por los ojos.

La Asamblea por la Niñez y la Juventud nació hace dos años atrás. En ese entonces, el candidato a diputado por el FPV Martín Insaurralde, instalaba en la agenda política la intención de bajar la edad de imputabilidad de los adolescentes y el debate comenzaba a colmar horas y espacios centrales en los medios masivos de comunicación. Un proyecto de Responsabilidad Penal Juvenil contaba con media sanción en el Senado de la Nación.  El rechazo de organizaciones sociales, barriales, gremiales y políticas fue inminente y provocó movidas de repudio en distintos puntos del país.

En Rosario, un grupo de organizaciones de la infancia, partidos políticos y gremiales y personas independientes, decidieron juntarse. La realidad los desbordaba.

Así nació, casi como un impulso, la primera gran acción política de la Asamblea: la movilización bajo la consigna “Los pibes son pibes”, en octubre de 2013.

Fue masiva. Algo estaba naciendo o explotando, en una ciudad azotada por una estadística dolorosa. En ese momento, los crímenes de jóvenes superaba el centenar.

Silvana integra la organización Saltando Charcos que está ubicada en Fuerte Apache. Y dice: – La realidad nos hizo ver la necesidad de empezar a encontrarnos prolongadamente y que no sea solo un encuentro que convoque a una marcha sino que sea un espacio que dure en el tiempo porque era un tema que nos preocupaba a todos, la realidad de los pibes en los barrios, el narcotráfico y un montón de cuestiones. Después, cuando nos empezamos a encontrar, vimos que hay muchas realidades parecidas en todos los barrios. Y más allá de las diferencias, priorizamos la necesidad de encontrarnos.-

Rodrigo Gauna agrega: – El grado de enojo fue mutuo, la muerte de los pibes es lo que nos desespera, y tratamos de articular entre todos y ver qué se puede hacer para poder cambiar, desde el mundo de los pibes.-

De la movilización devino el proyecto de declarar la Emergencia en Niñez en Rosario. La Asamblea trabajó durante meses en una declaración que nunca fue aprobada en el Concejo Municipal a pesar de haber contado con el respaldo de concejales de distintos bloques. El oficialismo votó en contra y el PRO (que supuestamente había comprometido su apoyo) se abstuvo. La emergencia pretendía dotar de mayor presupuesto a las áreas de niñez y poder avanzar en proyecto de vida, en políticas que promovieran la incluso por sobre la respuesta represiva que tiene, en los barrios, una clara y fatídica presencia: la policía en todas sus formas.

-El panorama donde nos planteamos acciones es una tendencia a criminalizar la pobreza como política y la respuesta represiva como estrategia y todas las acciones que hicimos siempre están atravesadas por esa preocupación que son problemas políticos convertidos como problema policial desde el Estado. Eso es lo que nos convocó a todos. La finalidad a través de esa declaración era que se pudiera constituir el servicio local para todos los municipios, comunas de la pcia de Santa Fe, es decir, recursos para abordar la problemática dejando por fuera cualquier tipo de respuesta represiva, -explica Pablo, trabajador de Niñez e integrante de la Asamblea. Y más allá de los aspectos formales, la intención también era visibilizar lo que está sucediendo con muchos jóvenes en los barrios.

La falta de recursos es uno de los principales escollos que hoy enfrentan las organizaciones. La autogestión y las estrategias para generar ingresos -como las fiestas, venta de pines y calcos- aparecen como alternativas para seguir sembrando esperanzas en esos lugares de la ciudad donde compañeros/as de la Asamblea construyen poder popular, como ellos/as sostienen.

– Nosotros estamos bancando lo de la causa de Franco, de Pichón, con estas cosas que hacemos. La venta de pines, el locro, la fiesta. Estamos bancando cosas jodidas porque los compañeros están investigando a la policía, y hay un montón de laburo y gastos que se están haciendo y lo estamos sosteniendo a pulmón- , dice Facundo.

– Creo que por un lado la línea represiva es una de las cosas que más se charla en la asamblea, sobretodo con el desembarco de la Gendarmería. Pero lo que tiene la Asamblea es rescatar o potenciar las cosas buenas, nosotros siempre priorizamos el encuentro entre los pibes que es algo muy lindo. Que los pibes de distintos barrios se puedan conocer, encontrar y que se genere amistad entre ellos. Los pibes comienzan a tener una participación política. – cuenta Virginia, integrante de la joven organización Lxs Muñecxs del barrio Santa Lucía.

Durante estos dos años de vida, la Asamblea ha generado 7 encuentros interbarriales y un campamento con más de 100 pibes y pibas de diferentes barrios de la ciudad: Fuerte Apache, Villa Banana, Bella Vista, Santa Lucía, Cabin 9, Ludueña. Encuentros donde lxs jóvenes comparten también sus realidades que no son tan diferentes.

Hace tiempo, enREDando conversaba con Mariana, una integrante de Causa, ubicada en Villa Banana:

– En los campamentos decimos que no todo es malo en los barrios, como lo muestran los medios de comunicación. Estamos aprendiendo guitarra, estamos haciendo un taller de carpintería, estamos teniendo una murga y hacemos canciones y las inventamos nosotros. Es darnos la fuerza para ver que no es solo lo que dicen, sino lo que hacemos cotidianamente y eso le da energía a los pibes, y hasta se abrazan cuando se vuelven a ver, ya saben de donde son.-

En esa interacción, los/as chics/as comparten códigos de solidaridad, convivencia, de comunidad. Y también, es aquí donde se fortalecen los vínculos.

Silvana apunta:

– Trabajamos con metodologías de juegos y momentos en los que nos encontramos en subgrupos con los pibes mezclados, discutimos qué quieren, qué les gusta de ser jóvenes, qué no les gusta, y es el momento donde los pibes comienzan a tener participación política y activa, donde pueden encontrarse desde otro lugar, no desde la criminalización sino como sujetos políticos. En definitiva, ellos son los que viven la realidad cotidiana todos los días en los barrios.-

El Protocolo para saber qué hacer cuando la policía detiene a un pibe también nació como iniciativa de la Asamblea y a partir de una realidad inocultable: el constante acoso de la policía y la gendarmería en los barrios.

Es una herramienta más que los militantes pusieron a disposición de los jóvenes, y que fue producida a partir del valioso aporte del equipo jurídico que tiene la Asamblea y el cual acompaña legalmente a la familia de Franco Casco y Gerardo Escobar.

-Surgió porque empezamos a ver en distintos barrios que había una práctica sistemática por parte de la policía, situaciones ilegales y un desconocimiento de los jóvenes de los derechos que le asisten. Dentro de la asamblea hay un grupo de abogados con un trabajo muy importante, son querellantes en la causa de Franco Casco por la mamá, y son querellantes en la causa de Gerardo Escobar. Y con el conocimiento de ellos, junto a otros compañeros que aportan con una participación menos activa, porque también hay trabajadores de la niñez, la juventud, de dd.hh, se decidió construir este protocolo este año, – explica Facundo, integrante de Causa.

El trabajo se realizó en conjunto con los adolescentes y las familias. Hoy, el protocolo forma parte de las actividades y los encuentros. A través de dinámicas lúdicas y recreativas, los pibes comienzan a conocer derechos fundamentales para defenderse ante una detención ilegal o un abuso policial. – Son herramientas para que ellos puedan ser sujetos de derecho-, dicen desde la Asamblea, teniendo en cuenta la fuerte presencia policial en los barrios. La respuesta de los diferentes partidos políticos –casi en unanimidad- sigue siendo la misma: desembarcar con más fuerzas de seguridad.

El Bicho, preocupado, así lo expresa: – La policía en sus diferentes calibres y ahora nuestra policía para la victoria, todo eso, viene de la mano de un pedido de la sociedad que exige cada vez más seguridad. Nosotros también tratamos de romper con eso, la policía no viene a salvar a nadie. Ahora quisieron meter policías en las escuelas, y no nos parece de ninguna manera. También Silvana refuerza la necesidad de hacerle frente a un discurso instalado muchas veces desde los medios de comunicación. Por eso destaca la participación de los docentes a través de la Campaña “Basta de matar a nuestros alumnos”.

Un picado de fútbol. El campamento, guitarreadas, juegos. El enamoramiento y el conocerse como fórmulas mágicas para superar la fragmentación. ¿Por qué sienten que la Asamblea puede ser un espacio significativo para los jóvenes? La respuesta es más simple de lo que creemos: – Los pibes tienen ganas de juntarse. Nos están pidiendo el segundo campamento desde hace rato. Y a muchos los dejan salir porque van con nosotros, pero más alla de eso, hay una referencia con respecto a la Asamblea, – dice Virginia quien además, destaca el aprendizaje entre organizaciones con diferentes recorridos barriales. – Para nosotros es un crecimiento, encontrarse con organizaciones compañeras donde podemos depositar muchas cosas, el vínculo cambia mucho.-

Pablo también hace hincapie en los lazos. Sin ellos, hubiese sido muy dificil soportar realidades que muchas veces, dice, son insoportables y arrasadoras.

Rodrigo, el Bicho, señala el día a día, el poner el cuerpo también para hacer que un pibe se inscriba en la escuela o no deje sus estudios o pueda conseguir alguna changa. Y Facundo, realiza un doble balance:

– Hemos podido instalar en la agenda pública la situación de los jóvenes y los niños. En los barrios vemos la consecuencia de un negocio que es el narcotráfico. Pero el negocio se mueve por otros lugares. Córdoba y Paraguay, queremos que desembarque allí la Gendarmería y haga allanamientos, que desembarque en todos los puertos privados que tenemos en la ciudad, ahí se necesita una política represiva que no estamos teniendo. Mirá si en vez de mil gendarmes hubiesen desembarcado mil trabajadores con recursos, con ideas.

Y por otra parte,  la reflexión que más energía les dá para seguir construyendo un espacio interorganizacional y barrial que cada jueves se reúne con el sueño de poder dibujar un futuro digno para los pibes y las pibas.

-Vivimos muchas cosas feas, mucho dolor, muchos pibes muertos, mucha cana metida en el medio, mucha injusticia pero acá estamos, con esas entradas multicolores y vamos a hacer una fiesta. Eso es lo que nos caracteriza. Fuimos on la declaración de emergencia y nos lo votaron, estamos yendo por hacer justicia por Franco, por Pichón, sabemos que es muy difícil, vivimos la muerte de Gaby, Jony Retamoso y Fabi Lucero en el irar, de Rodrigo Udi, de Cache, de Brian, Emanuel, y así podemos contar cientos en todo este tiempo. Pero estamos buscando la fórmula para transformar ese dolor en lucha y alegría. No nos vamos a rendir.

Para celebrar los dos años, la Asamblea realiza una gran fiesta en el Club Calzada, este sábado 3 de octubre desde las 21 hs. La idea es poder seguir juntando fondos para sostener el trabajo militante, jurídico y al mismo tiempo, proyectar un nuevo campamento interbarrial. Por eso, señalan, cualquier colaboración es sumamente importante para apoyar la autogestión.

También te puede interesar

  • fabiana says: 11/10/2015 at 23:29

    queria saber como conectarme con la asamblea, ya que trabajo a diario en el barrio con los pibes

  • Compartir

    Ayudanos a difundir!