12768047_1349008381792358_134469159_o
Economía Solidaria

En defensa de su historia

Las organizaciones integrantes del Centro Cultural La Toma convocaron a una Asamblea Pública para el próximo 14 de marzo a las 18 horas ante una nueva citación judicial en el marco de la quiebra del ex supermercado Tigre, que podría suponer un desalojo. “La certeza que tenemos es que movilizándonos vamos a lograr que se deponga esta actitud. Si el pueblo nos acompaña vamos a tener buenos resultados”, aseguró el presidente de la Cooperativa de Trabajadores en Lucha, Carlos Ghioldi.

Por Carina Toso

El Centro Cultural La Toma (Tucumán 1349) es un espacio de encuentro, de intercambio, de contención. Un espacio abierto a la comunidad que desde hace 14 años crece, ofreciendo distintas opciones que van desde espacios artísticos a gremiales, desde la defensa de los derechos humanos hasta la posibilidad de comprar en un Mercado Popular a buen precio o de acceder a un almuerzo accesible. Hoy son más de 30 organizaciones las que cada día hacen que el establecimiento siga adelante y cumpla su objetivo: estar al servicio de la comunidad. Pero los fantasmas del pasado llegaron en forma de citación judicial emitida por el Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 14, para que los “ocupantes” del inmueble se presenten en los Tribunales Provinciales el próximo 22 de marzo en el marco del expediente por la quiebra del supermercado Tigre.

Esto alertó a las organizaciones que desarrollan sus actividades en el Centro Cultural, ante una nueva posibilidad de desalojo de la que fuera allá por los años 90, la sede del reconocido supermercado que supo tener 14 sucursales en Rosario, unos 700 empleados y que se presentó en concurso de acreedores en diciembre de 1998.

La Toma funciona en ese lugar desde 2001 y tras varios años de lucha se logró en 2009, a través de la ley 12.964, la expropiación del inmueble por parte del Estado. En su artículo 2º, esta ley expresa: “Los bienes expropiados serán adjudicados a favor de la Cooperativa de Trabajo “Trabajadores Solidarios en Lucha”, inscripta en el Instituto Provincial de Acción Cooperativa bajo el Expediente nº 4390/02, siempre que sean destinados a la consecución de sus fines cooperativos”.

“El juzgado cita a los ocupantes del inmueble en el marco del expediente de 2001. La citación no dice más que eso, pero dice lo suficiente para dejar en claro que desconoce la ley Nº 12964. Esa ley que se sancionó unánimemente por la legislatura y que le dio a los trabajadores el uso del lugar es desconocidas olímpicamente por los funcionarios del poder judicial”, expresó en diálogo con enREDando, el presidente de la Cooperativa de Trabajadores en Lucha, Carlos Ghioldi.

Ante esta situación, desde La Toma se lanzó una convocatoria a todas las organizaciones populares, políticas, sociales y sindicales, a todos los legisladores, concejales y miembros de sectores políticos a una asamblea pública que se realizará el lunes 14 de marzo a las 18 horas en Tucumán 1349.

“Necesitamos el apoyo de todos para movilizarnos en defensa de lo que la comunidad ha construido y lo que las leyes han otorgado, para que este juzgado deponga su actitud”, sostuvo Ghioldi. En este sentido, agregó: “Nosotros estamos citados, todavía no hemos decidido si vamos a asistir, la certeza que tenemos es que con la movilización vamos a obligar a que esta gente deponga su actitud. Si el pueblo nos acompaña vamos a tener buenos resultados”.

Son 32 organizaciones la que usan como sede a las instalaciones de La Toma y entre 120 y 150 trabajadores se verían afectados en el caso de llegar a un desalojo. En ese espacio se puede disfrutar de obras de teatro, galerías de arte, talleres de oficio. Organizaciones de derechos humanos y que luchan contra la violencia de género ofrecen un servicio de consultoría gratuito, como la APDH, Mujeres de Negro, la Mutual de Psicólogos y el Centro Aprender a Vivir Mejor. También funciona como lugar de reuniones para el Espacio Juicio y Castigo, la CTA y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, entre otros. Además de contar con un mercado popular y un bar con precios acorde a las necesidades de los trabajadores y el campo popular.

Las definiciones del plan de lucha y las medidas a tomar serán definidas en la asamblea pública. “Nosotros siempre dijimos que no éramos una empresa recuperada, sino un establecimiento en manos de sus trabajadores puesto al servicio de la comunidad. No recuperamos los lucros empresariales sino que pusimos el lugar al servicio de los demás compañeros trabajadores, desocupados, cooperativas, etc.”, concluyó el presidente de la cooperativa Trabajadores Solidarios en Lucha.

También te puede interesar

Share This

Share this post with your friends!