En febrero de 2007 los trabajadores de la parrilla del Centro tomaron el local en defensa de sus fuentes laborales. Aquella resistencia logró la recuperación y puesta en funcionamiento de la única parrilla cooperativa de Rosario. Hoy, nucleados en Facta luchan a la par del conjunto de recuperadas.

esta_va_1

Los asadores están a la vista, desde la vereda se ven las brasas ardiendo. Huele a domingo en el barrio, a asados con gente querida; por un instante la imagen se mezcla con  momentos vividos. En tanto la ciudad transita su ritmo de mediodía céntrico, de bancos, oficinas y bocinazos. Y aquel irresistible sabor a encuentro nos invita a entrar y conocer de cerca la historia de la parrilla del Centro, transformada en cooperativa a partir de la organización de sus trabajadores. “Hace casi cinco años que trabajo acá, nunca nos imaginamos que pasaríamos por este proceso y que formaríamos una cooperativa, al contrario, no lo creíamos. Cuesta entender como trabajadores que cada persona genera economía, y que si nos sumamos se generará una economía social, que es la dignidad del trabajador”, desliza Sergio Zapata, presidente de la cooperativa Lo mejor del Centro, ubicada en Santa Fe 1166 (Rosario). “La mayor herramienta que tiene un trabajador es su trabajo y si lo tiene, y tiene la oportunidad de recuperar una empresa y transformarla en cooperativa que no lo piense, que lo haga, porque eso siempre significa sumar”, ofrece su punto de vista en base a la experiencia vivida.

“Fuimos tomando ejemplo de cooperativas como Nuevo Richy La Cabaña, también nos capacitamos en cooperativismo. Lo más difícil fue organizarnos para que el proveedor crea en nosotros, para que nos fíe y nos aguante 60 días, porque hubo un momento en que no veíamos ni un mango”, cuenta Sergio. Y afortunadamente dicha confianza fue un puente que les posibilitó sostenerse en los meses más críticos. Cuando el local cerró, en enero del año pasado, trabajaban veintidós compañeros, quienes ante el paulatino vaciamiento decidieron luchar en resguardo de sus fuentes laborales. “El negocio siempre trabajó muy bien, pero nos fuimos enterando que se emitían cheques fantasmas y en el medio estábamos nosotros, llegó un momento en que pusimos plata de nuestro bolsillo para poder abrirlo. Ya hubo intentos de vaciamiento en diciembre de 2006, cuando se hizo lo mismo con la rotisería que tenían acá al lado. Por entonces, nos apostamos afuera y no permitimos que se lleven las cosas”, recuerda Zapata algunas maniobras oscuras que anunciaban el destino de la parrilla. “Con esas señales era evidente que íbamos a venir un día y encontrar la parrilla vacía. El 23 de enero la tomamos con el aval del Sindicato de Gastronómicos y de la Secretaría de Trabajo. Nos quedamos acá adentro, esta señora (la dueña) desapareció y no la vimos más”, referencia.

El camino cooperativo
Empezaron así el proceso de autogestión decididos a sacar la parrilla adelante, poniendo toda la carne en el asador. Durante los dos meses que estuvo cerrada vendieron comidas a los conocidos y vecinos para mantenerse. Recibieron también importante apoyo de otros trabajadores y del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER). “En un primer momento estuvimos vinculados al MNER, ahora estamos enFacta, que es nuestra Federación, trabajamos conjuntamente para ayudar a otras cooperativas, para formar redes, para hablar de problemas comunes”, expresa Sergio.
El 17 de abril reabrieron las puertas, sobrevolaron nuevos aires en el local céntrico. Por estos días son veinte los socios que todos los días sostienen la empresa, aseguran estar más cómodos y a gusto a partir de la autogestión. “El restaurante está funcionando a pleno y necesitábamos cubrir puestos, algunos compañeros se habían ido porque no aguantaron el proceso y luego se sumaron otros. La buena administración llevó a que hoy seamos más”, explica el referente cooperativo. El presidente de la cooperativa nos cuenta que entre las cuestiones que periódicamente discuten en la Federación están presentes, a nivel nacional la reforma de la Ley de Cooperativas de Trabajo, y localmente la sanción de la Ley de Expropiación. “Están comprometidas con el desalojo el Rich y La Cabaña. A la vez necesitamos conseguir un seguro, una obra social común, necesitamos que se nos incluya en la ART”.

Situación legal
El local está alquilado a nombre de la cooperativa, el contrato se firmó en junio de 2007 y tiene una vigencia de tres años. Dentro de la quiebra están en proceso de liquidez, la proyección de los trabajadores es comprarlo luego de la liquidación.
“Queremos asentarnos y difundir el tema del cooperativismo, a través de Facta estamos haciendo charlas. Otra idea es la conformación de redes para poder comercializar los productos que se hacen en empresas recuperadas con convenios nacionales e internacionales. Fomentar los productos en países como Ecuador, Venezuela, Brasil, eso se está gestionando”, expresa Sergio con amabilidad.
Son las 11.45, empieza a ingresar gente a Lo mejor del Centro. Los mozos se acercan a las mesas con la firme convicción de seguir unidos para que los parrilleros sigan prendidos.

Contactos:
TE: 0341 – 4219983
E-mail: lomejordelcentrocoopltd@hotmail.com

Compartir

Ayudanos a difundir!