Desde hace dos años, Quetral invita a recorrer otros tiempos, a dar cabida a la escucha y a la expresión de manifestaciones culturales populares. En esta casa de viajeros, el arte se despliega en paredes, se hace baile y canción. Allí dentro, a fuego lento se cocinan nuevos vínculos con el mundo.

A la hora en que el sol emprende su retirada y la ciudad espera renovar los aires, nos llegamos hasta Entre Ríos 3484 para conocer un espacio de tradición y experimentación llamado Quetral. En esta casa, en la que parece suspenderse el tiempo, flota la inigualable serenidad que produce el viajar.

En este lugar de viajeros y artes, la expresión se despliega en paredes, se hace baile y canción, y propone nuevos vínculos con el mundo. En el patio, el horno de barro y las plantas aromáticas, abren el diálogo con la tierra y sus trabajadores. Entre naranjas, torta casera y agua fresca, las quetralerascomparten con enREDando su proyecto de trabajo.

“Siempre se cruzaron diversas artes, éramos muchos viajeros, en la búsqueda de diferentes formas culturales y de vida. Varios de nosotros anduvimos viajando por diferentes lugares, conociendo gente en Santiago del Estero, Jujuy, Salta, y esas personas empezaron a acercarse, en ese punto seguía el encuentro de convivencia, porque ellos luego se hospedaban acá”, relata Julia. “Uno de los fundadores más importantes fue el ceramista salteño Emilio Haro Galli, trabajó mucho desde la pintura, la cerámica, nos dejó muchos personajes creados por él. Apenas llegó construyó un horno de cerámica”.

Quetral, significa fuego para la tradición Rankel, y esa llama capaz de hornear, de generar encuentros, bailes y silencios, es la que motoriza el trabajo grupal. “Estar frente al fogón es también un momento de reflexión, un momento de tomar conciencia de esas pequeñas cosas de la naturaleza o de lo que sea. En las fiestas que hacemos, por más música, guitarreros y bombos que haya, siempre hay alguien sentado al lado del fuego como en un espacio de reflexión”, comenta Julia, que es parte del proyecto desde sus comienzos. “Es una compañía que te incita a comunicarte desde otros lugares que no son los intelectuales, los de la palabra, o de la lógica racionalista, sino q se genera otra comunicación, otras percepciones, con los gestos, con el compartir”, agrega.

Desde el año 2004 en esta casa conviven un puñado de expresiones artísticas, durante la semana se brindan talleres de zamba, zamba santiagueña, tango, yoga, canto para niños y adultos. Por estos días el grupo también está abocado a la selección libros para ir armando su propia biblioteca.

Entrelazados
“Desde un comienzo surge la idea de redes, de poder llevar nuestro trabajo a otras provincias. Y esto fue apareciendo de distintas maneras, en este momento se está dando a nivel local y de un modo muy interesante”, comentan Inés y Wendy. Los vínculos con artistas y emprendedores de la región tomó forma concreta en el mes de abril, momento en el que inauguran el espacio de Economía Solidaria.

En los estantes del “Quetralmacén” se ofrecen productos de la red de cooperativas “Frutos del Trabajo”, entre ellos, yerba aceitunas, vinos, dulces y jaleas. “También tenemos otros intercambios como presentaciones de libros, de la revista Tierra de Alguien, artesanías, postales de los chicos del centro cultural Quaqdote (comunidad Toba) y productos de la huerta ecológica El Maitén (de Pérez). Acá en la casa sembramos menta, orégano, salvia, ruda, y en un rinconcito hacemos humus”, describen las artistas.

A nivel barrial, en los últimos meses han compartido diversas actividades con clubes de la zona. “En el club Unidad y Tezón hay un espacio de huerta, generado por un grupo de compañeros que recuperó parte del lugar. Hace poco se hizo una jornada con ellos porque necesitaban sacar una montaña de escombros, ahí estuvimos varias organizaciones”, explican.

El rescate y la valoración de los conocimientos, del trabajo y las identidades populares es parte de la esencia de este espacio cultural que está en constante movimiento, y camina en la construcción de nuevos vínculos sociales.

Contactos:
TE: 0341 – 4661089
E – mail: olaquetral@gmail.com

Compartir

Ayudanos a difundir!