Rompiendo el Cerco 1

Ruiseñor de las batallas

Hasta siempre, Lucrecia Martinez

Por el equipo de Alapalabra

1486548_708881102457947_279403897_n

Este viernes 20 de diciembre -el mismo día en que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de Rosario daba a conocer su mezquino veredicto en la llamada Causa Guerrieri II- Lucrecia Martínez, Madre de Plaza 25 de Mayo, decidió partir hacia arrabales mejores.

Lucrecia -mamá de Mariano Martínez, desaparecido el 27 de enero de 1977- fue parte del movimiento de derechos humanos de nuestra ciudad desde sus comienzos. Formó parte de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, y luego de Madres de Plaza 25 de Mayo. Su propia casa -junto a los domicilios de Esperanza Labrador y Fidel Toniolli- fue lugar de reunión en los primeros días del terror planificado, antes de la mítica sede de los organismos en la cortada Ricardone. De la mano de Lucrecia, Esperanza, Darwinia Gallicchio, Irma Molina, Nelma Jalil, Norma Vermeullen y un puñado más de mujeres, comenzaba a gestarse el grupo que conformaría Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario.

“En el Comando atendían todos los días. Nos hacían ir a preguntar, para probar. Ahí me encontré con Ángel Alba, con Mari Prat, con Inés Patachini. Los vi varias veces, y entonces pensé: será viejo el proverbio pero la unión hace la fuerza. No podemos estar unos por acá y otros por allá” supo recordar Lucrecia hace poco tiempo atrás.

Pajarita cantora en un tiempo de espinas, dueña de una risa contagiosa y de una mirada profunda y triste, Lucrecia decidió emprender su último vuelo.

Retumba en el silencio el verso de Huidobro: “en mi memoria un ruiseñor se queja / ruiseñor de las batallas / que canta sobre todas las balas…”

También te puede interesar

  • Amalia says: 21/12/2013 at 02:05

    Gracias por darnos vida! Buen viaje !!!!

  • Compartir

    Ayudanos a difundir!