Son ellos y ellas

Son los que arman la murga y los que arman los corsos barriales para que la sonrisa no sea escasa y sea de tod@s.
Son los que hacen las colectas para el apoyo escolar.
Son los que patean las puertas de los tranzas que arruinan a las y los niños sin cámara testigo que los protega.
Son los solidarios por genética, pero también por cultura popular.

Por Bernardo Penoucos / Foto: Eduardo Longoni

Son los negros y las negras de mierda.
Son los que están en cuero transpirando gaseosa y cerveza barata.
Son los que vienen en los colectivos escolares desde el conurbano, sin aire acondicionado y cantando como bestias.
Son los grasas, los gritones, los desubicados.
Son los sin modales, los que no saben ahorrar, los que al primer sueldo hacen asado , invitan a cualquiera y despilfarran todo.
Son los que van con el bombo y el redoblante, los que llevan las banderas con la cara de Evita.
Son los que comen un chori como si fuese el último de su vida.
Y también son los que no dejaron que se caigan los clubes de barrio.
Los que consiguieron un poquito mas de arroz para que nadie se quede afuera de la mesa del comedor.
Son también los que desintoxican a besos y abrazos a los pibes quebrados por la pasta base.
Son los que curan con lo que haya en el botiquín la herida del pibe lastimado, porque no entra la ambulancia a la villa.
Son los que arman la murga y los que arman los corsos barriales para que la sonrisa no sea escasa y sea de tod@s.
Son los que hacen las colectas para el apoyo escolar.
Son los que patean las puertas de los tranzas que arruinan a las y los niños sin cámara testigo que los protega.
Son los solidarios por genética, pero también por cultura popular.
Son los que si come uno comen dos.
Son los que bancaron la crisis a poncho y espada.
Son los que no dejaron que mas nadie se muera así porque si.
Son los que levantan los cimientos desde el anonimato, sin tele ni conductor frívolo que los muestre.
Son ellos y ellas los que están en esa plaza.
Ese es su olor y esa es su convicción.
Y esa es ,también, su plaza, su fuente y su canción.

Compartir

Ayudanos a difundir!