La jueza María Gabriela Marrón confirmó que el ADN del cuerpo hallado en Villarino Viejo coincide con el de Facundo Castro. Tras la confirmación de la identidad, persisten las dudas sobre las irregularidades, las amenazas y las contradicciones de la Bonaerense, los hostigamientos habituales a los jóvenes y sobre qué pasó con Facundo, investigación que no se agota solo en el peritaje. El mensaje de Cristina, la madre, y la lucha por la justicia que sigue.

Por lavaca.org

“Vuelta alto mi niño. Que suene tu redoblante tan fuerte que no le de paz a quienes te hicieron tanto daño. Tu bruja velará por ti por justicia hasta que nos volvamos a abrazar”. El mensaje de Cristina Castro está acompañado por una foto de su hijo, Facundo, sonriendo a cámara con los palillos de la batucada, feliz.

A 126 días de su desaparición, y a 18 del hallazgo de un pescador en la ría de Villarino Viejo, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) le comunicó hoy a Cristina y sus abogados que el ADN de los restos encontrados el 15 de agosto corresponden al del joven de 22 años. La Comisión Provincial por la Memoria (CPM), organismo querellante en la causa, lo comunicó oficialmente por sus redes sociales.

En 126 días, Cristina vivió de todo: amenazas, hostigamientos y filtraciones, como la que esta semana padeció por diversos medios que apelaron a “fuentes judiciales” para afirmar que el cuerpo era Facundo, cuando los resultados recién estarían hoy.

“Nunca Más es Nunca Más enserio”, dijo el jueves, en Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, en la sexta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil. También dijo que sólo estaba esperando el resultado para poder llevarse a su niño a casa.

Después de 126 días, Cristina ya tiene una certeza.

Después de 126 días, Cristina exige justicia.

Hechos, amenazas e irregularidades

En la secuencia de hechos, surgen para la familia las principales irregularidades:

  • El 30 de abril, Facundo salió de su casa temprano (“alrededor de las 7 de la mañana”, dice Cristina a MU, porque ella ya se había ido para entrar en la Shell) para hacer dedo en la ruta 3 y así llegar hasta Bahía Blanca, para ver a su exnovia, de la que se había separado a principios de año y por eso había vuelto a Luro.
  • Una mujer lo levantó en la localidad de Hilario Ascasubi (el pueblo siguiente a Luro) y lo dejó en Mayor Buratovich cerca de las 10 de la mañana.
  • En Buratovich, pasadas las 10, la llaman a Cristina. Le llamó la atención que en la pantalla decía: “Sin número”. Una voz femenina le pidió corroborar el domicilio. Era porque a esa hora, los oficiales Jana Curuhuinca y Mario Gabriel Sosa detienen a Facundo y le labran una infracción por circular sin el permiso oficial durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. De ese momento es la foto donde se lo ve a Facundo de espalda, con su mochila marca Wilson a un costado del móvil, y Sosa de frente. “No me dijeron que había quedado detenido. Entonces lo empecé a llamar”, dice Cristina. Facundo no atendía.
  • A las 13:33 Cristina recibe un llamado de Facundo. “Mamá, vos no tenés idea de dónde estoy”, escucha Cristina. Ella lo retó por romper la cuarentena y por cómo iba a volver con su ex. Le dijo que la llamaron de la policía. “Mamá, no me vas a volver a ver”, escucha Cristina. Dice Cristina MU: “Ahí escucho que alguien le manotea el teléfono. Yo lo tomé como que se enojó conmigo y volvió con Daiana”. Cuando los amigos y la exnovia le alertan que su hijo nunca había llegado a Bahía y que tampoco contestaran los mensajes, Cristina hizo la denuncia los primeros días de junio. “Y como había escuchado ese ruido raro en el teléfono cuando me llamó, pedí el rastrillaje”
  • A partir de este momento, empiezan diversas preguntas y contradicciones oficiales:
    • La investigación judicial aún no pudo determinar qué es lo que ocurre entre el momento de la infracción y el llamado de Facundo a Cristina.
    • El día del primer rastrillaje, a Cristina y su abogado Luciano Peretto le comunican que la oficial Siomara Flores había levantado a Facundo en Buratovich en horas del mediodía y lo había dejado en Teniente Origone, la siguiente localidad, cerca de las 13:30. La querella descree de ese relato, ya que subraya que en ese sitio no hay señal de móvil para que Facundo pudiera haberse comunicado con su mamá, y que esa comunicación impactó en una antena de Mayor Buratovich. Lo más impactante es el relato que Cristina le hace a MU de ese día. “Primero hubo una reunión del personal en Pedro Luro. En ese momento aparece un superior y le dice a una piba: `¡Vos vení para acá!`. Y me dice: `Esta es la oficial que llevó a su hijo desde Burato hasta Origone`. Nos quedamos muy sorprendidos porque eso no figuraba en la causa, había declarado ese día. La chica no levantaba la vista en ningún momento”.
    • Sigue Cristina: “Llegando a Mayor Buratovich, nos bajamos y había cinco patrulleros en la entrada, pero no de costado, estaban todos puestos en abanico, obstruyendo la entrada. Salió el subcomisario Pablo Reguillón, a cargo en ese momento: ´Acá le labraron el acta a su hijo, acá no tiene nada que hacer, se tiene que ir´. Fue el mismo comisario que removieron por amenazar a Luciano y a mí cuando después de la primera marcha aparecieron los restos fósiles en un basurero de Mayor Buratovich. Me temblaban las piernas. No podía respirar. Ahí sentí algo. En ese momento, sentí a mi hijo ahí le había pasado algo malo”.
    • De allí se fueron hacia Origone, donde la oficial Flores dijo que dejó a Facundo. “Para ese entonces estaba sumamente descompuesta. Le digo a Luciano que esto era raro, que no era normal, algo pasó acá”, recuerda Cristina. Y cuenta algo que percibió cuando aún estaban en Buratovich: “Uno de los patrulleros que estaban en forma de abanico se desprende y sale eyectado a una velocidad impresionante, por ruta. Cuando llegamos a Origone, ese patrullero estaba ahí”. Allí aparece un cuarto oficial que la familia sabe que intervino ese día, Alberto González, que dice que por el llamado de unos vecinos el 30 de abril fue a la ruta por un “niño” que estaba caminando a la vera del camino. Declaró que ese joven era Facundo y que le sacó una foto a su carnet de conducir a las 15:43. Tambíen dijo que le había dicho que ya había sido infraccionado. “Repetía como un loro la historia y se sabía de memoria, cuando yo hasta el día de hoy no me lo aprendí, el domicilio de la exnovia. ¿A 50 días se sabía de memoria donde iba Facundo?”. González declaró que se comunicó con la comisaría de Médanos para corroborar los hechos. La familia afirma que esa llamada nunca existió, y resalta, como apunta Cristina, varias contradicciones en el relato de González. La mayor: primero declaró que Facundo se fue caminando, y luego dijo que se subió a una camioneta Duster Oroch color gris.
    • A esta serie de relatos confusos e irregulares, se sumó que cuando la causa pasó al fuero federal, surgió una testigo denominada E.R que dijo que “los últimos días de abril” (no especifica exactamente el día: la querella sostiene que en su primera declaración, dijo que fue el 27 y no el 30) había levantado a un joven que hacía dedo al lado de un patrullero, cerca de la entrada de Origone. La testigo dice que dejó al joven en las primeras vías, en el km 714 de la ruta 3. Dijo que se bajó y que lo vio alejarse caminando por las vías. La familia denunció que esa testigo fue aportada por los dos oficiales que le labraron la infracción a Facundo a las 10 de la mañana, y que se enteraron de ella primero por los medios de comunicación que por la propia fiscalía.

    A esta serie de contradicciones, filtraciones e irregularidades, se suman:

    • Los tres testigos que le afirmaron a Cristina que vieron que Facundo subía a un patrullero, sobre la ruta 3, pasando la entrada de Mayor Buratovich. Le dijeron que habían ido previamente a la comisaría pero no se la quisieron tomar. El abogado Aparicio señaló que los testigos hoy están “aterrorizados”.
    • La denuncia que la familia hizo a los funcionarios municipales de Villarino, a quienes acusaron de entregar un informe de tránsito falso donde no estaban los testigos que señalaron a la Bonaerense en Buratovich, pero sí a la testigo que dijo haber alcanzado a un joven hasta las vías, primero el 27 y luego el 30.
    • La sandía con la vaquita de San Antonio que encontraron en el destacamento de Teniente Origone, un objeto muy querido de Facundo que le había regalado su abuela. Ese hallazgo tampoco tuvo aún respuesta por parte de la Justicia.
    • El hostigamiento y los apremios de diversos efectivos de la Bonaerense a la familia de la exnovia de Facundo. El excuñado del joven, Marcelo González, denunció a lavaca cómo cuatro policías lo encerraron en un cuarto de la subcomisaría de Buratovich y le quisieron obligar a decir que Facundo estaba en Bahía. “Querían desviar la investigación”, denunció.
    • Los mensajes de WhatsApp borrados por los policías sospechados.
    • La amenaza del subcomisario de Buratovich, Pablo Regullón, al abogado Peretto el día que unos chicos de una secundaria de Buratovich encontraron huesos en un basurero. “Había un patrullero de la Bonaerense en el lugar. Les digo que se fueran porque ya estaban apartados de la investigación. Empezaron a llegar cada vez más. Y el subcomisario Reguillón me dice: ´Igual vos quedate tranquilo que todo lo que estás diciendo por las radios lo tengo anotadito y ya sé qué tengo que hacer con vos cuando esto termine`”. Reguillón fue desafectado.
    • El móvil del Comando de Patrullas de Bahia Blanca secuestrado por la Justicia federal que el 8 de mayo se detuvo durante 35 minutos a 800 metros del lugar inhóspito donde el pescador encontró el cuerpo.

    Con la confirmación de la identidad, ahora la autopsia debe avanzar sobre las causas de la muerte de Facundo. La perito de parte adelantó que, según los estudios preliminares, se trató de “una muerte violenta por asfixia”. La versión policial abona la hipótesis que Facundo tuvo un accidente mientras caminaba por las vías.

    Cristina ya confirmó que lucharán por sostener la carátula de desaparición forzada.

    Y reiteró las palabras que Facundo pintó en un mural de la estación de Luro, el 24 de marzo de 2014: “Memoria, Verdad y Justicia”.

Compartir

Ayudanos a difundir!