Te estamos buscando

El sábado 30 de noviembre la Filial Rosario de Abuelas de Plaza de Mayo lanzó oficialmente la Campaña «Necesito verte hoy». El objetivo: encontrar a los 400 nietos apropiados durante el Terrorismo de Estado que aún nos faltan encontrar. Ese mismo día, se inauguró la instalación-mural realizada colectivamente por la Cátedra de Arquitectura, Memoria y Derechos Humanos que coordina la arquitecta Alejandra Buzaglo, en el marco del proyecto «Murales con historia». Con la emotiva presencia de Delia Giovanola, una de las fundadoras de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, se realizó el acto en el Bosque de la Memoria donde el mural de las Abuelas abraza la búsqueda por los nietos que tanto nos faltan. Sumate a la campaña. Te estamos buscando. 

Por María Cruz Ciarniello.

I

Sabrina me cuenta de la Campaña que impulsa la Filial de Abuelas en Rosario. De cómo la pensaron, de la necesidad de trascender y llegar a la mayor cantidad de gente posible. Sabrina está buscando a su hermano mellizo y después de cruzar palabras de la vida, los viajes y el andar, me pide que ayudemos a difundirla.

¿Y cómo no hacerlo? ¿Cómo no escribir sobre esa búsqueda que es de todos, que es tan nuestra, que tanto nos duele y tanto nos impulsa?

En esa frase tan escuchada por la Fabi Cantilo, hay retazos de nosotros. De historias partidas y recuperadas en álbum de fotos o imágenes de la memoria, o en cartas escritas a mano.

“Necesito verte hoy”, es mucho más que un slogan de campaña.

Es el deseo y la búsqueda. Es soñar cada noche con ese abrazo. Es imaginar cómo sería…¿y cómo sería?

Conjeturar un momento, abrazarlo, tocarlo. Escribirlo.

Es buscar al hermanx que falta. Al Melli; a él o a ella. Encontrar al nieto de las Abuelas. Es el encuentro en sí mismo.

La consigna es clara: Si naciste entre 1975 y 1980 y dudas de tu identidad acercate a Abuelas de Plaza de Mayo. Muchos te estamos buscando. De ahí nace esta Campaña a nivel local que impulsa Abuelas Filial Rosario, que lleva en fotos, en pancartas, en postales, en remeras, esa frase llena de colores. Porque el color es vida y porque encontrarlos es recuperar un pedazo de esas vidas robadas por los genocidas de la última dictadura militar.

II

Nos encontramos en el Bosque de la Memoria. Además de Sabrina Gullino, está El Mati, Matías Ayastuy quien también busca a un hermano o hermana que pudo haber nacido entre marzo y agosto de 1978. Muchos otros nietos recuperados también están allí, dando vueltas por el pulmón verde de Rosario. El encuentro del sábado 30 de noviembre, tiene un motivo: la inauguración de la instalación-mural que hizo la Filial Abuelas de Plaza de Mayo Rosario junto a la Facultad de Arquitectura, en el marco del proyecto “Murales con historia”, 35 murales por los 35 años de la fundación de Abuelas de Plaza de Mayo.

En Rosario, la obra estuvo a cargo de la Cátedra Arquitectura, Derechos Humanos y Memoria que coordina Alejandra Buzaglo. El mismo espacio que hace tiempo se propuso instalar un reloj de sol en la Plaza Pocho Lepratti.

La instalación sorprende de lejos y de cerca. Cada pedacito de una historia colectiva está contenida en una pieza de loza, taza, espejos, platos. Podemos vernos en esos brillantes rotos, y recuperar nuestra identidad partida en otros miles de pedacitos. Construir un mosaico de memorias colectivas. Y de lejos, ver que las Abuelas están allí, esperando a los 400 nietos que todavía faltan encontrar.

7

Cae la tarde. El mural de lejos

III.

“Ivan Fina nos comenta hace un año de la Campaña a nivel nacional de los 35 murales por los 35 años de Abuelas de Plaza de Mayo, y nos convoca a hacernos cargo para pensar el proyecto en Rosario. Así comienza todo. Decidimos trabajarlo al interior del trabajo curricular de la Cátedra. Nosotros no somos muralistas, entonces, lo que hacemos es pensar en espacios habitables y también este trabajo está en sintonía con la idea de antimonumento que trabajamos con respecto a la memoria, porque nos interesa que estas acciones en el espacio público no sean para ser miradas, sino para ser habitadas”, dice Alejandra Buzaglo la arquitecta que lleva ese compromiso en la piel. La que se propone contagiar a los 43 alumnos que elijen opcionalmente cursar la cátedra. Contagiarlos de la necesidad de vincular la arquitectura con la memoria viva.

IV

Los más pibitos caminan entre las lozetas de cemento que figuran una ronda de encuentro. Juegan, como si en esa disposición irregular y con diferentes alturas, despertaran el sentido del mural: ser vivido.

11

Los chicos juegan entre las lozetas

De lejos, es posible contemplar en un lado de la instalación, el logo de las Abuelas de Plaza de Mayo. Del otro, se reconstruye la frase que intensamente nos atraviesa: Te estamos buscando. “A medida que el observador se va moviendo va encontrando en clave los mensajes. La frase Te estamos buscando aparece en espejo porque queríamos que se refleje el rostro fragmentado en la búsqueda. Y del otro lado se construye el logo de Abuelas que no es muy conocido, que se puede ver desde un lugar lejano”, explica Alejandra.

10

Los más chicos acarician el mural

V

El mural nace de un trabajo colectivo e interdisciplinario. La convocatoria fue a participar en la construcción de esta instalación. “Necesitamos vajillas en desuso o rota y tu propia historia sobre abuelas”, decían tiempo atrás. Así nació, así se armó. El aporte de organizaciones, de personas, de colectivos sociales, de los bosqueros y bosqueras que también sumaron su mirada, posibilitó la construcción de un muro que nace de la tierra de un parque y que en ese renacer, habilita la búsqueda.

Alejandra explica: “El 24 de marzo, a la mañana cuando se realiza el acto, el paraíso que está rodeado por estas lozetas arroja la sombra sobre el mural. Entonces, imaginamos que el acto de todos los 24 de marzo puede estar cobijado a la sombra de este árbol. Este espacio se completa como espacio de encuentro en diferentes momentos”.

3

Te estamos buscando

VI

Iván Fina es un referente de las Abuelas de Rosario: “La idea de la Campaña nace de la Filial Rosario”, nos dice, mientras charlamos cobijados en esa sombra que proyecta el Paraíso del Bosque de la Memoria. “El mural forma parte de la campaña “Murales con Historia”. Nosotros conocemos el trabajo de la gente de Arquitectura y Derechos Humanos y este trabajo es una obra colectiva y eso nos da un orgullo impresionante”.

“El espíritu de los murales intenta hacer comprender que la apropiación de nietos no es un problema privado, de algunas familias que siguen ligadas al pasado, sino que muy por el contrario es una cuestión pública con la que toda la sociedad está comprometida, puesto que hasta que no se encuentre al último nieto apropiado, este delito de lesa humanidad se seguirá cometiendo en Argentina”, sostiene la Campaña Nacional de Abuelas de Plaza de Mayo.

VII

Delia Giovanola sube al escenario con dificultad. Es una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, gigante mujer referente de la Asociación en La Plata. Una de las primeras abuelas en salir a rondar hace 37 años atrás.

“Este es un acto muy importante para las Abuelas de todo el país. Queremos que se mantenga viva la memoria. Y repetir sin cansancio que no queremos que vuelva a pasar lo que sucedió hace 37 años”, señala Delia.

Su historia duele como un puñal atravesado en la garganta. Nos quita el aire.

A Delia le secuestraron a su hijo y a su nuera embarazada de 8 meses en 1976. Tenía una nieta, Virginia Ogando, quien fue testigo del secuestro de sus viejos cuando apenas tenía 3 años. Se crió con Delia, creció junto a la lucha incansable de las Abuelas, las acompañó en sus rondas y no bajó los brazos. Se propuso buscar a su hermano Martin nacido en cautiverio en el Pozo de Banfield. El 15 de agosto de 2011, Victoria dijo basta y se suicidó. En una entrevista con Telaraña digital, Delia decía: “Con el suicidio, a partir del 15 de agosto de 2011, cambió mi vida nuevamente y me propuse, con más fuerza, continuar la búsqueda de Martín. La inicié por mi hijo y mi nuera, y la renuevo por Virginia.”

En el Bosque de la Memoria, mientras la luna la va iluminando lentamente, Delia con firmeza y pausa, dice: “Voy a proseguir en la búsqueda de mi nieto mientras tenga fuerzas para seguir haciéndolo. No tengo mucho para decir, tengo lo que he vivido”.

5

Nuestras queridas Madres de la Plaza 25 de Mayo

 

VIII

Cae la tarde, y el Bosque se va completando con la presencia. A un costado, la cooperativa de Fotógrafos Punto Muerto es la encargada de tomar fotos de cada persona sosteniendo la pancarta de la Campaña.

Sobre el escenario, Alejandra toma la palabra: “Decidimos construir una pared para construir un espacio”, expresa Buzaglo, al tiempo que explica cada paso que se fue dando en este cruce de diversas conversaciones. “El saber no solo se construye desde la Academia, sino también de esos saberes que forman parte de los debates y de la construcción de nuestra memoria y nuestra historia.»

 En sus ojos, no hay lágrimas. Hay brillo y alegría. Enorme orgullo por la hermosa instalación lograda colectivamente. “Las tazas y los platos se pensó con respecto a la abuelidad, y ver ese pedacito de plato que nos donaron, hay una fuente toda rota que es un regalo de casamiento de un matrimonio, es decir, hay objetos del afecto que están conectados en este lugar y eso me emociona muchísimo. El pixel dá cuenta de las distintas manos que colaboraron”.

Horas y horas pegando cada pieza, completando y desarmando historias. Descubriendo sentidos, y despertando dudas. “Todas las interpretaciones son válidas”, describe Alejandra, y finaliza: “Empezamos buscando un muro. Y después nos dijimos: quizás tenemos que construir ese muro. Ahí comenzamos a tramar con distintos actores, nos acercamos a los bosqueras y bosqueros, cuidadores de este Bosque que no es muy conocido. Entonces, pensamos que también era una oportunidad para señalizar este lugar. Pensamos en lugares habitables, porque el arte es una forma de resistencia, de transformación y de lucha. Y ojalá ayude para que algún joven que se pueda sentir interpelado y reflejado en este espejo se anime. Que hay muchos brazos que están esperando para abrazarlo.”

Contacto:

ABUELAS EN ROSARIO:
Tel: 0341-4476776 // 4484421
Mail: rosario@abuelas.org.ar
Horarios de atención:
Lunes y jueves de 10hs a 19hs
Martes, miércoles y viernes , 10hs a 14hs

6

Pixels del mural

Compartir

Ayudanos a difundir!