Fotos

Justicia por María de los Angeles Paris

A un año de la muerte de María de los Angeles Paris dentro de la comisaría décima ubicada en la zona norte de Rosario, se realizó una marcha de antorchas. La segunda autopsia que se le practicó a Paris reveló que su muerte no fue por causas naturales, sino producto de de haber sido ilegal y violentamente privada de la libertad, golpeada, esposada y sostenida boca abajo por la fuerza en el piso de un cuarto de la comisaría. 

Por Betty Jouve

Ya se cumple 1 año de tu muerte. Fueron tantas las cosas que nos han pasado.Tu hija sigue creciendo, se hizo grande y fuerte. Gritó tu nombre en los pasillos de los Tribunales pidiendo justicia, y se levantó cada mañana buscando la verdad. Con ella aprendimos a no resignarnos. Con ella, con tus hermanos, con los chicas y las chicas de las escuelas, los docentes nos abrazamos.

Necesitamos estar en las calles, marchando juntos todos los que te extrañamos. En este sistema injusto y desigual, siempre existirán los funcionales que busquen las razones para explicar el espanto. Algo habrán hecho. Y sino lo hicieron, acaso lo pensaron. O fue la ropa, la actitud, el carácter, las ideas, la identidad sexual y de género, la portación de cara, la condición social, el color de la piel. Cuando estos argumentos son esgrimidos por quienes tienen la obligación de esclarecer los hechos, estamos en presencia de algo muy grave.

La violencia se vuelve institucional cuando desde el poder se encubre al poder, tratando de justificar lo injustificable.
Investigar a la víctima es la estrategia utilizada para revictimizarla, e inventar un perfil patológico que la haga merecedora del desenlace fatal. Luego se repiten los argumentos la cantidad de veces necesaria hasta que los oídos se acostumbren y lo habitual se vuelva natural.

Pero quienes te conocimos no permitiremos que nadie dé crédito a las injurias con que pretendieron difamarte. Porque los guardapolvos no nos protegen cuando los cuentos son de terror y de finales macabros.

Por eso, hasta que se haga justicia, contaremos una y otra vez tu historia así como vos contabas bellos cuentos a las infancias.
Cubriremos de antorchas el cielo de Rosario para llenar con memoria este inmenso vacío.

Nada puede remediar lo irreparable pero sí podemos impedir que nos gane el cansancio, porque sabemos que allí donde la impunidad cabalga, la educación fracasa.

Para poder reparar, para poder consolar, para poder educar, volveremos una vez y otra vez a gritar JUSTICIA POR MARIA DE LOS ANGELES.

 

También te puede interesar

Compartir

Ayudanos a difundir!