Fotos 0

En defensa de la Universidad Pública

Susana tiene 66 años, hizo sus estudios primarios y secundarios en escuelas públicas de su pueblo, al sur de la provincia de Santa Fe. Después, estudió en la Universidad Católica de Santa Fe. Hoy, ya jubilada, elije el Programa de Adultos Mayores que brinda la Universidad Nacional de Rosario. Susana tiene tres hijos, es abuela y se entusiasma con las clases de periodismo. Se movilizó junto a sus compañerxs porque cree que hay que defender la gratuidad de una Universidad, la que le abre las puertas para transitar una “nueva oportunidad”. Volver a estudiar, dice Susana, la hace feliz.

Eugenia tiene 22 años y está en cuarto año de la carrera de Psicología. Junto a sus hermanos integra la primera generación de su familia en acceder a estudios universitarios. “La universidad es un derecho y una elección y todos deberíamos tener las mismas posibilidades de acceso”. A su lado, su amiga Sol, de Rufino, cuenta que eligió Rosario para estudiar psicología. “Con mi hermana somos las primeras en la familia en poder estudiar”, señala con orgullo porque para ella “no hay lugar más lindo que la universidad pública”.

Tomás tiene 17 y ya es el presidente del Centro de Estudiantes del Politécnico. “Me crié y me eduqué en la escuela pública desde el jardín y hay que defenderla porque sin educación pública no hay futuro”. ¿Por qué eligió militar en su escuela? Tomás cree, siente y está convencido que el centro de estudiantes es una herramienta transformadora. “Creo que hay que poner el cuerpo y militar. Hacemos política todos los días”, dice.

Luciana tiene 41 años, es docente en la carrera de Historia de la Facultad de Humanidades y Artes y del primer año del ciclo común. “No concibo la educación sino es en el espacio público”, dice. Al igual que Tomás, con años de distancia, realizó todos sus estudios en la educación pública y creció al calor de las luchas de los años 90 y 2001. “Entiendo que tenemos que defender la Universidad para poder transformarla”. El gobierno nacional le ofreció a los docentes un aumento inaceptable, muy por debajo del índice de inflación. Este es uno de los motivos de un paro que ya lleva tres semanas, con un plan de lucha histórico, con actividades itinerantes, toma de establecimientos y movilizaciones masivas. El otro: el recorte presupuestario que pone en jaque la subsistencia de las universidades públicas. “Muchas en el conurbano están al borde del cierre”, dice Luciana. “Trabajo en primer año y es impresionante ver como en tiempos de crisis se va desgranando, Muchxs estudiantes son hijxs de trabajadorxs, y es necesario contener”. Para Luciana, estudiar en la universidad es un derecho y por eso hay que salir a la calle a defenderla, para que “siga siendo un lugar de formación, de pensamiento crítico, de transformación”.

Analía estudia bioquímica y está orgullosa porque cientos de estudiantes de la facultad se movilizaron en Rosario. El recorte presupuestario afecta sensiblemente a una carrera que utiliza materiales costosos para las prácticas en el laboratorio. “Hoy los insumos no están llegando o son los propios docentes los que los traen de sus laboratorios”, cuenta. Analía nació en San Jorge y vino a Rosario para estudiar aunque reconoce lo difícil que se hace para quienes vienen del interior de la provincia. “Me costó mucho venir porque es difícil mantenerse y estudiar en la universidad, pero la sigo eligiendo y por eso queremos salir a defenderla”.

En Rosario la calle habló: decenas de cuadras colmadas. porque miles de personas, de todas las edades y en todo el país, saben que no hay futuro sin educación pública.
“Hoy más de 20 mil rosarinxs fuimos protagonistas de una jornada histórica en defensa de la Universidad Pública. En el marco del #ParoUniversitariotoda la comunidad de la #UNR salió de conjunto a transmitir un mensaje muy claro: Salarios dignos y basta de recortes”, dijeron luego de una jornada histórica desde la COAD.

También te puede interesar

Sin comentarios

Deja tu comentario

Compartir

Ayudanos a difundir!