Cómo parar el mundo para que se escuche el grito

Lunes de calor agobiante, lunes de paro. Mujeres, niñes, ancianes, travestis, trans, no binaries, lesbianas, bisexuales, originarias, afros e indígenas se adueñaron de las calles rosarinas este 9 de marzo bajo reclamos muy claros y carteles que cada vez exigen con más bronca que paren los femicidios. Más de 50.000 personas detuvieron el movimiento habitual de la ciudad en una marcha histórica. En agrupaciones feministas, con una pancarta en la mano o con un grito en la boca, todes tuvieron algo para decir.

Texto: Jo Thomatis

Fotos: Juliana Faggi

Compartir

Ayudanos a difundir!