Noticias en enREDando 2

Baldosas libres para todos: salió el manual de Proyecto Anda

Pies y manos a la obra

El manual de baldosas hidráulicas para la construcción de espacio público acaba de salir de imprenta. No es solo “para entendidos”. Se trata de una “especie en extinción”, que retoma la vieja esencia de los libros manuales, permitiendo que cualquier persona pueda fabricar baldosas de forma artesanal para instalar en las veredas o donde haga falta. El libro recoge las experiencias en talleres y las primeras investigaciones de Proyecto Anda, una iniciativa autogestiva  que parte de la filosofía del código libre: ¿cómo fabricar baldosas calcáreas?. ¿Por qué? ¿Para qué?. Una fenomenal manera de empoderar a las comunidades en la valoración de los lugares que habitan y transitan. enREDando conversó con sus mentores Fabricio Caiazza e Inés Martino. Te contamos la experiencia y te invitamos a compartirla y replicarla. De eso se trata. 

Por María Cruz Ciarniello

Las baldosas se mueven. De manera incesante, registran incansables modos de andar. De fabricar y replicar, en un constante círculo inventivo. Así, de la conocida fórmula del “hazlo tu mismo”, nace Proyecto Anda. Sus orígenes remontan vuelo en otro viejo proyecto colectivo: Compartiendo Capital. Locuras de la filosofía del código abierto que disparan nuevas maneras de producir y compartir. Vincular arte público y tecnología pero abrir aún más el universo digital para traspasar la atmósfera y encontrarse en la calle, simplemente en el andar.

Trabajar con las manos, poner el cuerpo. Construir junto a otros. Algo de toda esta inmensa mezcla acuna el Proyecto Anda. Si buceamos en el tiempo, nos encontramos con la experiencia de Compartiendo Capital, un movimiento que buscaba generar plataformas de encuentro e intercambio a través de diferentes texturas, tanto analógicas como digitales. ¿Cómo fabricar una cámara estenopeica? ¿Cómo preparamos Vodkamiel? En esa invención de artefactos disímiles y experiencias que tienen como punto de partida la plena liberación del conocimiento, encontramos raíces, o nodos de producción, que van diversificando el mapa, abriendo venas de creatividad allí, donde la sangre no deja de fluir.

Recetas que circulan, modos de hacer con un código de producción totalmente abierto. Circular, remixar, copiar, distribuir.

No teman: acá todo es libre.

Cómo nace Proyecto Anda

Foto: Ana Thompson

Foto: Ana Thompson

“Proyecto Anda es un modo de reparar la relación que las comunidades establecen con los espacios comunes. Generamos situaciones donde artistas, arquitectos, estudiantes y vecinos diseñan y construyen baldosas hidráulicas para ser instaladas en sus propios entornos”, dicen Fabricio Faca Caiazza e Ines Martino, ambos propulsores de esta experiencia que se inicia en el 2011 y que en este 2014 acaba de publicar (hace días) el manual de construcción de baldosas hidráulicas, con el apoyo de Espacio Santafesino.

¿Cómo empezó todo? Fabricio e Inés son los artistas que promovieron , en el año 2000, Compartiendo Capital, hoy transformado en una plataforma digital que fomenta el libre intercambio de conocimientos en el ámbito culturaly comparte el código de producción de diversas experiencias artísticas-visuales.

El diálogo constante que durante mucho tiempo fueron estableciendo a través de las redes sociales y de la Internet 1.0 se trasladó a la calle. Tal vez por necesidad, por impulso, por creación. El vínculo virtual conllevó a un diálogo face to face. A un contacto directo en escuelas y centros culturales. Conversaciones con maestros que conocían la vieja técnica de fabricación artesanal de baldosas. No fue fácil. En Rosario, apenas encontraron uno.

Fabricio, o Faca, nos cuenta: “Paulatinamente fuimos abandonando el campo virtual para trabajar en lo que actualmente denominamos Anda, que es la recuperación, por un lado de una técnica tradicional de construcción de baldosas calcáreas y por otro lado pone la atención en el deterioro permanente de los espacios comunes, como las veredas. Hicimos una investigación porque no encontramos información acerca de cómo es que se construían, investigamos un poco en internet y otro poco entrevistándonos con viejos baldoseros que tenían estas fórmulas para construirlas heredadas de sus abuelos, en Rosario queda uno. Y descubrimos que para construirlas necesitábamos una prensa hidráulica de una tonelada que no teníamos, sin embargo en la India las construyen sin prensa, con un sistema mucho más manual, mucho más casero y rudimentario. Entonces se nos ocurrió hacerlas con elementos que se puedan encontrar en una ferretería y que pueden hacerlos niños y adultos”.

Desde el 2012, Fabricio e Inés trabajan con instituciones y organizaciones, “empoderando a las comunidades en la valoración de los lugares que habitan y transitan”.

Durante todo el 2013 giraron con Proyecto Anda por todo el país. Una experiencia movilizante fue el taller que realizaron en una escuela técnica pública de Barranqueras, una ciudad periférica cercana a Resistencia, la capital de Chaco, con 35 adolescentes. “Ellos nos devolvieron información específica sobre el material que nosotros no conocíamos. Aprendimos a mirar el cemento de otra forma, o de pronto alguien te dice: pero esto para que se despegue necesita una mezcla de querosen con aceite de lino y eso en internet no lo encontras. Tiene que haber alguien que tenga la experiencia empírica de hacerlo y que te lo transmita. Ellos nos devuelven pequeños secretos que van sumando y enriqueciendo cada vez más el proyecto”, cuentan. En este taller, los chicos instalaron las baldosas que ellos mismos fabricaron en una plaza de Resistencia y en Barranqueras, generando “un empoderamiento y una visión de la ciudad muy importante para ellos”. Además, la experiencia permitió que los adolescentes pudieran replicar el conocimiento a más chicos, capacitándolos en la construcción de baldosas calcáreas.

Materiales reciclados

Para la construcción de estas baldosas utilizan materiales reciclados.”En lugar de metal estamos usando plásticos reciclados, en lugar de hierro estamos usando madera, y como resultado hicimos una serie de baldosas que fueron instaladas en diferentes lugares de la ciudad de Rosario”, reseña Fabricio. En el sitio web de Proyecto Anda, el proceso de fabricación se explica paso a paso. “Todo está disponible en la red, seguimos trabajando con la filosofía del código abierto”.

Sanear la relación que existe con el espacio público es uno de los principales objetivos de esta experiencia. Repararla, reapropiarse, reconstruirla y en ese gris intenso de las veredas, generar color. Y que, además, esa relación de acondicionamiento del espacio público, se construya colectivamente. Que el saber circule. Así lo explica Faca: “Entendemos que no podemos ponerle coto al conocimiento porque de ese modo no habría cultura. La cultura siempre es el remix de lo que las generaciones anteriores construyeron y en clave del presente se resignifica”

De esta manera, a través de Anda se fueron  relacionando con artistas, ingenieros informáticos, alumnos de escuelas, profesores, vecinos, albañiles. “Sin esa diversidad de encuentro no hubiera sido posible el proyecto ANDA”, resumen.

Manos a la obra

¿Qué son las baldosas hidráulicas?. “Es un módulo decorativo de cemento pigmentado para uso interior y exterior. Su fabricación se encuentra entre lo manual y lo industrial”, explican. Es decir, son las propias comunidades las que construyen sus baldosas que luego son instaladas allí donde haga falta. Así nos cuenta Faca: “La particularidad es que los mismos vecinos son los que diseñan y construyen y luego instalan esas baldosas en sus propias veredas, que son un territorio gris. A esos espacios comunes podemos restaurarlos entre todos, en términos simbólicos poéticos de intervención en ese espacio compartido”. La modalidad que adopta Anda, en general, es a través de talleres que se transforman “en dispositivos” de aprendizaje mutuo.

Una de las características de estas baldosas es que, además de cemento, conllevan arte. Una imagen visual que un artista o cualquier persona puede crear. Faca dice que “en general las imágenes que surgen con esta técnica son sencillas por las limitaciones de los materiales que usamos, los mismos que los colores. Son los  ferrites que encontramos en cualquier ferretería que son los colores primarios sumando el negro y el blanco”. 

El manual de construcción: una especie en extinción

Acaba de salir de imprenta. El manual de Proyecto Anda ya se puede conseguir en algunas librerías amigas, como Oliva o Mal de Archivo. ¿En qué consiste? Inne nos explica: “El libro manual es una especie en extinción. Es del tiempo en que podíamos explorar, modificar y construir los objetos que nos rodeaban. Creemos que esa potencialidad nos confería cierta autonomía, cierto poder ubicado en las antípodas de lo que hoy se considera la obsolescencia programada”.

Así, de esta manera compleja y sencilla, el libro manual recoge las primeras investigaciones que llevaron a cabo, “con materiales simples y su sistematización para construir baldosas hidráulicas. A esto le sumamos la experiencia y procedimientos que hemos desarrollado en los talleres que brindamos durante 2013 en diferentes localidades del país. Las fotografías que ilustran el procedimiento han sido tomadas en esos mismos talleres”.

En sí mismo, el manual además de ser altamente ilustrativo, es una guía que nos posibilita ser los mentores de nuestras propias baldosas. Porque el libro no está dirigido únicamente a especialistas, artistas, diseñadores, arquitectos o técnicos, sino a “todo tipo de curiosos”. Para Fabricio e Inés “este material en formato libro, que concebimos como cápsula atemporal, podrá extender la experiencia a otras localidades y grupos humanos en el futuro. Hoy es la síntesis de tres años de trabajo entorno a la baldosa hidráulica y sus usos sociales.”

La fabricación manual de este tipo de baldosas permite el encuentro con otros, pero además, y sobretodo, genera una relación espacial con el ambiente y el contexto social. Como dicen los chicos: “establece una acción de saneamiento”; un modo de hacer algo con el otro. Y el manual multiplica esa acción, potenciándola todavía más. “Es un objeto múltiple que llegará a diversos destinos y temporalidades. Es una máquina de producción de sentido que completarán los lectores y usuarios”.

Nota relacionada

Compartiendo Capital, la buena práctica de enREDando

También te puede interesar

  • Florencia Ferreiro says: 24/02/2014 at 11:26

    Soy docente de plástica en la escuela primaria cristoforo colombo de buenos aires. me gustaría realizar este trabajo con los chicos y tener el libro para nuestra biblioteca. dónde se adquiere. Sugerencias?
    muchas gracias, Florencia

  • enREDando says: 24/02/2014 at 11:53

    Hola Florencia, te sugerimos que te contactes con los chicos de Proyecto Anda para que les consultes a ellos. Los libros están en Rosario en libreria Oliva y Mal de Archivo. Aquì figuran sus datos de contacto. Gracias por leernos. Boletin enREdando.
    http://proyectoanda.com/contacto/

  • Compartir

    Ayudanos a difundir!