30 años de Taller Ecologista

Taller Ecologista celebró 30 años de intensa trayectoria sociombiental. Un largo recorrido promoviendo otro modo de vida, poniendo en discusión el modelo de desarrollo y producción y ofreciendo alternativas para incidir en políticas públicas. La ecología desde una mirada esencialmente política. 

12115760_10153512878175999_4202835362558447557_n

Por María Cruz Ciarniello

30 años de una militancia socioambiental define el quehacer del Taller Ecologista. Organización pionera en Rosario que ha sabido instalar una preocupación creciente y necesaria no solo en lo que respecta al cuidado del medioambiente sino, fundamentalmente, en lo que implica repensar un modelo de desarrollo diferente.

El Taller fortaleció muchas áreas que actualmente tienen una dinámica propia y con una gran actividad en acciones específicas: humedales, residuos, tóxicos, soberanía alimentaria, energía y eco educación. La articulación de todas ellas sustenta una mirada eminentemente política de la ecología.

Mirko Moskat desde hace 10 años forma parte del taller y actualmente es referente del área de Residuos. “La mirada de fondo que tenemos es que el modelo de producción y el modelo de consumo no son sustentables en términos ecológicos ni tampoco en términos sociales y necesitamos ir produciendo cambios estructurales que tiene que ver con qué producimos, para qué, como vivimos. Nuestra perspectiva de fondo es tender a otro tipo de sociedades que tengan más cercanía entre quién produce y quién consume, que incorpore la cuestión energética teniendo en cuenta no solo cómo se consume la energía, sino para qué. Cómo se desarrollan las urbanizaciones en términos de uso de recursos que las ciudades necesitan todos los días para funcionar. Y en ese proceso, generar mayor calidad de vida, mayor equidad, y mayor poder para los sectores más desfavorecidos”, señala, en una entrevista con enREDando.

Realizar un recorrido por los 30 años de vida del Taller Ecologista sería imposible. La organización social creció, se potenció, articuló acciones con nuevos actores sociales. Generó otros lazos, promovió nuevos proyectos y políticas públicas. El Taller Ecologista fue y sigue siendo un interlocutor válido para discutir políticas de Estado en relación a cuestiones que hacen al cuidado ambiental desde una mirada que profundice en las causas y los contextos. Muchas ordenanzas vigentes y leyes nacionales, como la ley de Bosques o Glaciares, han sido promovidas o acompañadas por el Taller Ecologista.

“Desde el área de Residuos tratamos de promover el enfoque de Basura 0 en Rosario y trabajar en redes con otras organizaciones”, cuenta Mirko. Así fue como impulsaron hace 7 años, la ordenanza de Basura Cero en la ciudad y cuyas metas están lejos de ser alcanzadas. En este sentido, la mirada es sumamente crítica sobre la actual gestión de residuos sólidos que realiza el gobierno municipal y así lo señala Mirko: “De alguna manera, para la población los residuos no son un problema, porque básicamente el sistema de recolección de residuos esta armado para fortalecer esa lógica que desresponsabiliza a la población de sus propios residuos. En general, en las ciudades nos cuesta ver la relación entre los grandes problemas ambientales y lo que nosotros hacemos todos los días.” Y agrega: “Lo ambiental sigue operando en las grietas. No ha ingresado fuertemente en la definición de las grandes políticas públicas.”

La posición del Taller apunta a incluir en una nueva gestión de residuos a un actor clave en el reciclaje que el municipio ignora: los recuperadores informales. “Es una decisión política no hacerlo” remarca Mirko. “Lo que queremos es que haya un cambio estructural en las políticas públicas. Y hasta ahora vemos que eso no sucede. Queremos que haya otro modelo de gestión, saliéndose del sistema de contenedores y pensando en un sistema puerta a puerta y que contemple los residuos orgánicos, y aparte que se integre a este sistema a los recuperadores informales.”

Desde el área también participan en la discusión por una nueva ordenanza que erradique el uso de bolsas plásticas en los supermercados. El proyecto que elaboraron desde el Taller se realizó en conjunto con los supermercadistas y fue presentado en el Concejo Municipal. Hoy, el debate, sin embargo, prioriza aquel que es impulsado por el bloque del PRO. Lamentablemente, dice Mirko, “el proyecto del Pro es el que tiene más probabilidades de ser debatido pese a que, en esencia, está hecho a la medidad de los intereses de la industria del plástico.”

Otra de las áreas con un fuerte trabajo social y ambiental es la de tóxicos. Desde allí, se apunta a trabajar con la producción de tóxicos a distintos niveles, básicamente “con las grandes industrias del cordón industrial, donde tenemos una concentración enorme de industrias de distintos rubros, vinculadas al sistema agropecuario, residuos peligrosos, industrias químicas y residuos peligrosos, por lo cual hay un impacto grandes de tóxico que están conviviendo con la población. Tratamos de acompañar a los vecinos y promover mayores controles por parte de los Estados.” Un ejemplo reciente de este tipo de acciones es Capitan Bermudez. Mediante un fuerte acompañamiento de Taller Ecologista junto a Semillas de futuro, los vecinos autoconvocados lograron avanzar en una campaña municipal para la detección del cáncer colorrectal, teniendo en cuenta el alto índice de casos registrados en la región.

Desde el área de Humedales, la organización acompaña y promueve la masiva movilización que más de 100 organizaciones ambientalistas están llevando adelante con el objeto de impulsar la aprobación de la Ley que proteja a los humedales y que corre serio riesgo de perder estado parlamentario. Quienes integran el área abordan la problemática de lo que sucede en la zona de islas, el impacto sociambiental producto del modelo sojero y la construcción de lo que fue el Puente Rosario-Victoria.

La cuestión energética y la soberanía alimentaria

“En general la cuestión energética ha quedado relegada a cuestiones nacionales. Y nosotros decimos que también las ciudades tienen mucho que hacer en esta materia” puntualiza Mirko Moskat. Si pensamos en la falsa solución que ofrece el fracking, el análisis abarca un análisis macrosocial. Sin embargo, desde la región es posible pensar en otros usos responsables de la energía y alternativas que promueven desde el Taller, como lo es la energía solar.

Rosario cuenta con una ordenanza que establece el uso obligatorio de calefones solares en instituciones públicas de la ciudad. El proyecto original –también impulsado por Taller Ecologista- contemplaba además al sector privado. “El Municipio no quiso avanzar sobre el privado y entonces aprobó un proyecto intermedio.” Hoy ven con preocupación las dificultades en la implementación de esta legislación por parte del Ejecutivo.

Soberanía alimentaria es un área nueva dentro de la organización. Motivados por la necesidad de repensar otros modos de producción y también de consumo, comenzaron a vincularse con productores agroecológicos y orgánicos de alimentos. Así fue como crearon la novedosa plataforma Eco-Alimentate donde se releva los distintos emprendimientos autogestivos de productores para acercarlos a la población y así promover un consumo responsable. “Estamos trabajando en un proyecto Un Alimento, una historia, que busca conocer más de cerca de los productores, y entonces ellos hacen su propio video”, cuenta Mirko. Las plataforma fue presentada públicamente en el Almacen de las Tres Ecologías.

Desde la educación ambiental, el Taller también establece otros vínculos, esta vez con instituciones, escuelas y vecinales de la ciudad. El objetivo es claro: generar conciencia ambiental pero desde un enfoque que entienda el contexto y las causas. Que no se piense aisladamente la acción responsable del cuidado del medioambiente y la tierra y el agua, sino desde un concepto integral y de derechos que pueda cuestionar los modelos productivos y de desarrollo a nivel local, regional y nacional.

“Esta siendo difícil generar cambios en muchos temas ambientales. Todavía no atraviesa la definición de las grandes políticas publicas el análisis del tema ambiental. Por ejemplo, en Rosario, cuando se discutió el código urbano en el 2007 hubo una serie de planteos para poder incorporar algunos temas como la eficiencia energética, y en ese momento la respuesta de la Municipalidad es que no estaban dadas las condiciones para abordar esos temas”, cuestiona Mirko.

A pesar de que muchas veces, en política, las prioridades de las organizaciones no se contemplan, Taller Ecologista ha logrado imponerse como un actor válido y referente en estas problemáticas. La seriedad técnica, dice Mirko, es un valor a destacar. La investigación en los temas y los argumentos que sus integrantes desarrollan, a partir de un trabajo militante y vinculante, también. “Buscamos incidir en políticas publicas, que haya otras miradas sociales en estos tema, y para ambas cosas buscamos investigar y producir materiales que nos ayudan a lograr estos dos objetivos”. Ademas, Moskat destaca el carácter abierto del Taller y la renovación generacional que potencia ideas, proyectos.

Por eso, los 30 años del Taller se celebraron de forma colectiva junto a la Cátedra Fodepal y el Almacén de las Tres Ecologías. Y en un evento que tuvo como protagonistas a diversas experiencias de producción agroecológica, energéticas, y con las cuales el Taller ha venido aliándose para promover otros modos de vida, otras formas posible de vivir en este mundo. Eco-alternativas fue el nombre de la actividad que durante todo el día sábado, en Pte.Roca y el río, contó con paneles debates, ferias y música.

Compartir

Ayudanos a difundir!